') ')


Alejandro Gonzalez | 0:37

Los 'Peros' quiebran nuestra fe sobrenatural

Es común como predicador escucharlos de boca de los recién convertidos pues aun luchan consigo mismos, con sus propias carnalidades y pasiones aunque también aparecen cuando nos sentimos confiados y por curiosidad dejamos influirnos por dichos y doctrinas que nos dejan perplejos aunque minando nuestra fe.
Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de LECHE, y no de alimento sólido. (Hebreos 5:12)

Cuando nosotros le damos la razón a nuestros 'peros', estamos justificando nuestros razonamientos. No quiero que se me mal interprete. Lo que quiero decir es que aun no nos acostumbramos a poner todo en manos de Dios, cada idea, nuestro trabajo, nuestro estudio, vida, perdiéndonos sus bendiciones sobrenaturales, las que solo él puede darnos.

A veces los 'peros' pueden parecernos "SANTOS" sin embargo es importante aclarar que lo que es de Dios, siempre es bueno y completo, nunca te va pedir que abandones tus cosas, o tu familia si estas casado/a sino que la va ha llevar contigo. Tener fe es saber esperar, tener fe es saber ver, tener fe es saber pedir.
Porque todo aquel que PIDE, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. (Lc 11:10)
Es, pues, la FE la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. (He. 11:01)

No obstante la fe es lo que muchos han perdido entre los rincones de la sociedad y mas aun las personas mayores, los cuales cada vez que nos enfrentamos a nuestros temores nos encontramos que tenemos un gran problema para tener la certeza en que los solucionaremos.

En parte esto es debido a que la mayoría de nosotros sino todos hemos sido engañados en algún momento de nuestras vidas por algún ser querido en quien realmente confiábamos. A veces con causa, otras sin ella pero desde ese momento muchos comenzamos a pensar "quien puede confiar en quien".

La mentira piadosa la raíz del quiebre

Quiero contarles algo que me sucedió y que también con el tiempo y el servicio en el ministerio me he dado cuenta que no he sido el único que ha sido victima de las consecuencias nefastas que posee la 'mentira piadosa' la cual en muchas ocasiones sera recordada como una anécdota siendo justamente este recuerdo lo que nos muestra que su 'marca endemoniada' esta presente  y que después de grande al llegar a Cristo en mi primer encuentro de sanidad interior pude perdonar y olvidar. Hoy lo tomo para ejemplificar esta sección pero cuando me di cuenta de que se trataba de una mentira a la edad de 11 años algo se quebró en mi interior pues quien me había mentido y yo creído -por espacio de cinco o mas años- era mi padre. Pueden imaginarse como me sentí decepcionado. 

Mi padre no lo hizo por maldad sino para contentarme pues las circunstancias naturales así lo meritaban pero no tuvo en cuento que esa mentira utilizada era una promesa. ¿Usted puede pensar cuantas veces le ha mentido a su hijo o a un ser querido? ¿Se ha puesto ha pensar que pasara cuando se descubra la mentira?

La conocida 'mentira piadosa' es en parte la raíz del problema de la falta de fe o desconfianza de la sociedad. El aprender a tener fe nuevamente nos llevara tiempo, escuchando, poniendo en practica y obedeciendo la Palabra de Dios. No obstante uno de los primeros pasos es dejar de mentir y prometer hasta en lo mínimo. 
Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede. (Mt. 5:37)

Por otra parte y no menos importante cada vez que empeñamos nuestra palabra por la cual también seremos juzgados -a Dios no le importan los contratos o pleitos sino la palabra que se comprometió- quedamos atados al cumplimiento de ella aunque esta sea a nuestra perdida.
Hijo mío, si salieres fiador por tu amigo, Si has empeñado tu palabra a un extraño, Te has enlazado con las palabras de tu boca, Y has quedado preso en los dichos de tus labios. (Prov. 6:1-2)

En conclusión 

El pecado no deja de ser pecado porque se lo vista o se le de la apariencia de bueno, piadoso o relativo. La mentira no deja de serla por mas que allá sido por amor. Y como vimos en un principio los peros se tratan de razonamientos que no nos dejan vivir en lo sobrenatural de Dios.

(Articulo publicado originalmente el 24/09/2013 y editado el 04/05/2015)

Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.