') ')


Alejandro Gonzalez | 18:26

Proverbios de Sanidad - La Palabra es medicina

Proverbios de Sanidad
A la luz del Señor
 Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; Mas la lengua de los sabios es medicina. Proverbios 12:18
Continuando con el estudio sobre los proverbios de sanidad trataremos este segundo axioma que comienza destacando el poder de la palabra mal declarada sobre los receptores, es decir a quienes van dirigidas. 

Dios compara a estas palabras tan certeras como 'golpes de espada', lo que también muestra que quien las dice debe ser un hombre sabio en las técnicas de la guerra pues no cualquiera puede empuñarlas. En la actualidad el poder de la comunicación es tal, que tanto políticos, mediáticos, empresas e instituciones le temen a periodistas o personas con un alto nivel de credibilidad y repercusión que pueden hacer en poco tiempo un gran daño.

Según los entendidos en el uso de la espada cada golpe no solo esta calculado para hacer daño sino también de forma defensivo es decir que no de lugar a replica. Cuantas son las veces que escuchamos -o somos parte-, que en vez de salir 'una palabra o frase de aliento' de alguien sano hacia el que esta sufriendo una dolencia u enfermedad, solo escuchamos que sale una frase de critica y hasta del mal que "se nos puede llegar a venir encima, sino acatamos todas las indicaciones". En fin solo sale una acusación.

Hay quienes aun se excusan en su forma de tratar al desvalido en "que si no es de esta forma, no reacciona".

Por otra parte están aquellos hombres que el solo escuchar las palabras que dicen producen un cambio y no escribo sobre aquellos que solo hablan vanas palabras infladas de positivismo, sino del que transmite un mensaje de cambio, poder y sanidad utilizando el entendimiento y el conocimiento del mensaje de Dios.

Y esto solo se adquiere sumergiéndose en "el principio de la sabiduría que es venerar al Señor" (1Co. 2:6-7), mantenernos firmes en el cumplimiento y obediencia (camino de santidad) en este sentir que todo cristiano debe tener, adquiriendo la sabiduría de lo alto por medio del 'don de ciencia'.

Por último tanto para el creyente, como para el que aun no cree: Que bienestar que le trae al cuerpo, a su semblante, el escuchar 'la Palabra inspirada' en boca de alguien que aunque en ocasiones no se conoce se puede sentir que nos aprecia y nos transmite tranquilidad, dándonos fuerza. Tan solo escuchar la realidad de lo que el Señor es capaz de hacer en nosotros.

Recuerda: Una persona sabia es aquella que no solo conoce la Ley de Dios, sino también aquella que la vive y la sabe comunicar a los demás todos los días.

Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.