') ')


Alejandro Gonzalez | 22:48

Decile no a las deudas y vivi una vida victoriosa

El rico se enseñorea de los pobres, Y el que toma prestado es siervo del que presta. Proverbios 22:7
Las personas cada día se levantan a trabajar para ser bombardeados durante todo el día desde distintos medios de comunicación con propagandas que lo invitan a consumir mas y mas productos, atando sus vidas sin darse cuenta a deudas que a fin de mes tendrán que pagar. Esto aunque parezca que no esta estudiado si lo esta y aunque hoy el laicismo sea quien gobierne las ciencias del mundo estas en su mayoría están basadas en principios bíblicos.

En la sociedad moderna se vive de la deuda y hasta hay empresas que se han especializado en mantener a sus trabajadores o clientes bajo esta forma de esclavitud. Por ejemplo algunas compañías para mantener atados a sus clientes a tener que trabajar todos los días utilizan el método de dar en 'consignación' sus productos a los vendedores con la excusa de facilitar la venta, no obstante de esta manera lo que están poniendo sobre las cabezas de sus clientes es la presión de tener que empezar el día con deuda pues la rueda una vez que empieza a girar no se frena, sin una caída. ¿Y adivinen quien cae la mayoría de las veces?. Al igual que una bicicleta la caída hace que la rueda se frene pero la inercia muchas hace que siga girando.

¿Cuantas veces nos paso que cuando las deudas nos atosigan, hasta el cuello y pensamos que la caída no puede ser mas profunda, nos llegan nuevas sorpresas?

¿Si las deudas nos atan a nuestro fiador que son las ataduras?

Una atadura espiritual es una influencia demoníaca que entorpece el progreso en la vida espiritual de una persona y puede llegar a ser espeluznamente devastadora con la persona. Esa devastación puede traducirse en la gran cantidad de personas en la actualidad con enfermedades cardiovasculares, de stress, depresiones o ataques de pánico entre otras. 
"Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra. No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. (Romanos 13:8-9)
Según el comentario Mathew Henry en estos dos versículos el apóstol Pablo le llama la atención a los cristianos pidiéndoles que "deben evitar los gastos inútiles y tener cuidado de no contraer deudas que no puedan pagar. También deben alejarse de toda especulación aventurera y de los compromisos precipitados, y de todo lo que puedan exponerlos al peligro de no dar a cada uno lo que le es debido. No debáis nada a nadie. Dad a cada uno lo que le corresponda. No gastéis en vosotros lo que debe al prójimo. Sin embargo, muchos de los que son muy sensibles a los problemas, piensan poco del pecado de endeudarse".

Si algo le agregaría a este llamado de atención es que los principios de Dios se cumplen y que esto es para ambos bandos (el bien y el mal) por esa razón Cristo le llama la atención a su pueblo al decirle 'Erráis porque ignoráis las escrituras'. Y mientras los que buscan oprimir a las personas bajo su yugo conocen al dedillo las escrituras para enseñorearse de ellas, es decir tomando autoridad por la fuerza o por la imposición de normas mediante engaños -cuando el Diablo tentó a Cristo lo hizo de acuerdo a la Palabra de Dios- y los creyentes de todo el mundo estamos ocupados en la búsqueda de formas utópicas de mejorar nuestra prosperidad u en que milagro nuevo veremos suceder en la próxima reunión pero no conocemos ni nos instruimos en nuestra fe y por eso somos enlazados. "Porque fueron hallados en mi pueblo impíos; acechaban como quien pone lazos, pusieron trampa para cazar hombres. Como jaula llena de pájaros, así están sus casas llenas de engaño; así se hicieron grandes y ricos" (Jer. 5:26-27)

No obstante la buena nueva es la promesa de Dios de que "el preso agobiado sera libertado pronto; no morirá en la mazmorra, ni le faltara su pan" (Is.51:14) pero para eso deberá mirar la "piedra (roca) de la que fueron cortados": JESUCRISTO pues él vino a deshacer las obras del Diablo y a liberar a los cautivos (Jn. 1:38; Lc. 4:18).

Podríamos terminar aquí el articulo pero habríamos dejado todo a la mitad si no vemos como romper las ataduras, pues sería como ir al medico porque creemos que nos curara pero no tomamos los remedios.

1.- En primer lugar debemos declarar nuestra creencia en Jesucristo confirmando nuestra fe en él en oración:
Señor Jesús declaro que creo en ti y en la sanidad espiritual que has hecho en mi. Te entrego mi vida, mi alma y mi espíritu, recibiéndote en mi corazón como mi Señor, Salvador y Rey de mi vida. Te pido me bautices con tu Espíritu Santo. Amen.
2.- La liberación de las ataduras comienza por una oración de renuncia y arrepentimiento en el Nombre de Jesucristo en la que deberemos por ejemplo:
Renuncio a todas las deudas que he contraído o ayudado a contraer, rompo y deshago todo dominio sobre mi vida que he cedido a otra persona (o a nombre de la persona u empresa) y me arrepiento Señor comprometiéndome a no tomar ni contraer mas deudas. Te pido que tu Espíritu Santo me de la fuerza de voluntad para recordar cada deuda y la provisión para pagarla.
3.- Renunciar a cada deuda contraída, comprometiéndonos a pagarlas, bendiciendo a la entidad fiadora a la persona prestamista. Aunque este paso es mas largo es muy importante pues estamos declarando que se rompe toda atadura:
Por ejemplo:
Renuncio al crédito contraído con tal empresa, la bendigo, desahogo todo yugo sobre mi vida y rompo toda atadura espiritual que me ligue a ella. Me comprometo a pagarla y te pido tu provisión para afrontarla. 
Por último me alegro que hayas tomado esta decisión pues has hecho algo muy importante en el plano natural  y en la dimensión espiritual. Te bendigo y proclamo prosperidad sobre tu vida.

Te dejo algunos proverbios para tener en cuenta en este nuevo cambio: 
El que oprime al pobre para aumentar sus ganancias, O que da al rico, ciertamente se empobrecerá. (Prov. 22:16)
No robes al pobre, porque es pobre, Ni quebrantes en la puerta al afligido; (Prov. 22:22)
Porque Jehová juzgará la causa de ellos, Y despojará el alma de aquellos que los despojaren. (Prov. 22:23)
No seas de aquellos que se comprometen, Ni de los que salen por fiadores de deudas. (Prov. 22:26)
Si no tuvieres para pagar, ¿Por qué han de quitar tu cama de debajo de ti? (Prov. 22:27)
¿Has visto hombre solícito en su trabajo? Delante de los reyes estará; No estará delante de los de baja condición. (Prov. 22:29)

Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.