') ')


Alejandro Gonzalez | 11:31

'Un NO claro concepto de PADRE' es el inicio del maltrato familiar

En la ultima parte del siglo XX y comienzo del XXI cada día podemos ver mas casos de violencia familiar y la justicia humana que es falible -aunque aparentemente cree que no lo es-, lo único que ha podido hacer es dictar ordenanzas y sentencias que lejos de prevenir esto agravan mas la situación.

Si ha esto le agregamos que en los últimos años los medios utilizados para impartir justicia son insuficientes y que solo pueden tratar de paliar los actos externos, nos encontramos ante un evento que de seguro crecerá como una bola de nieve si los gobiernos no comienzan a volver a los principios de la vida cristiana.

Aunque estos párrafos muestran una dura verdad, nos acercan al principio de que solo la verdad nos hará libres de este tipo de actos y otros. 

¿Que significa pues entonces que volvamos a las raíces para luchar con éxito contra la violencia?

Las cuatro ultimas generaciones de nuestro país se han visto afectadas con la falta de presencia de los 'padres' en sus hogares (me refiere a la presencia masculina), primeramente fueron los problemas económicos que llevaron a los hombres a cada día trabajar mas horas para mantener sus familias dejando toda la responsabilidad de la crianza a las mujeres. Es decir los futuros jóvenes crecieron sin la imagen de un padre. Posteriormente esto se agravo y la necesidad de tener que salir a trabajar por parte de las madres termino con todo concepto de autoridad, pues muchos niños quedaron al cuidado de sus hermanos mayores y a un hermano se le discute, a un padre se lo respeta.

Es así que concepto «padre» ha sufrido, hacia finales del siglo XX, un profundo deterioro pues la mujer parece ser la nueva cabeza del hogar, al convertirse en la imagen de autoridad de los niños. Esto significa que las nuevas generaciones saben que existe algo denominado «padre», pero no tienen un vínculo real entre el significado de «padre» y la vida cotidiana que el varón debería tener en el vinculo familiar. Asimismo  el concepto de 'hombre como proveedor de la familia' también ha sufrido. Por ejemplo, en Costa Rica, el 52% de las mujeres son cabeza de hogar y responsables directas de la manutención de los hijos.

Sin embargo, el aspecto más doloroso de este deterioro tiene que ver con las acciones violentas de los hombres contra sus compañeras e hijos. Dentro de esa violencia debemos contar la agresión física, psicológica y sexual. Esto nos obliga a preguntarnos: ¿Qué comunicamos cuando le llamamos Padre a Dios? ¿Somos padres al estilo de Dios?

La respuesta es: No, porque como sociedad en pos del consumismo nos hemos encargado de destruir la primer institución dispuesta para la humanidad: El matrimonio,base de toda familia. (Gn 2:24)

En fin mientras los gobiernos no comiencen a respetar y a cuidar el tiempo que deben convivir las familias incentivando la recomposición de los valores humanos y cristianos los casos de violencia familiar y de genero seguirán siendo tapa de diarios y de portales de noticias.


Fuente: Cortometraje #NiUnaMenos (Milagros Machi)

(El articulo original fue publicado el 11/11/2014 y reeditado el 27/10/2015)

Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.