') ')


Alejandro Gonzalez | 22:25

Codicia u Egoísmo Revelado una dura enseñanza que no prospera

Codicia u Egoísmo Revelado una dura enseñanza que no prospera
El siguiente tema estuve meditándolo durante varios días para darlo en una futura enseñanza en la congregación del pastor y amigo Miguel Bustamante, lugar donde cada tanto doy las enseñanzas  del instituto bíblico El Cayado del Pastor de Ralph Mahoney.

La noticia que se conoció sobre el desfalco del banco HSBC en asociación con algunos de sus clientes a realizado contra el estado argentino me ha movido a tratarlo como ejemplo aprovechando la situación.

Por supuesto que este accionar se pudo realizar por las manipulaciones particulares de lo que llamaremos "Egoísmo Revelado" de un sujeto que se maneja muy bien desde lo general. Este sujeto por supuesto se trata de la institución bancaria HSBC donde se nuclean una cierta cantidad de particulares (clientes) que de acuerdo a la denuncia dada a conocer por el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray el banco tentó con mayores ganancias a algunos titulares de "cuentas bancarias de argentinos para ocultarlas en Suiza” y así hacer que su dinero diera mayores dividendos al evadir impuestos que debían pagar tan solo por vivir dentro del territorio nacional como lo haría usted o yo.

Siempre digo que es fácil ser honesto cuando se trata de monedas pero y que, de cuando se trata de grandes sumas de plata que incidirán en un cambio directo en nuestro calidad de vida. Es justamente ahí cuando son "revelados los egoísmos particulares". No obstante un simple ejercicio nos preparara para hacer frente a estas situaciones y es el ver y tomar nota de cómo nos manejamos con una suma grande de dinero que el Señor nos ha permitido recibir, como lo puede ser nuestro salario o una gran venta si somos comerciantes. En fin todo lo que tenemos que hacer es observar cómo gastamos lo que actualmente poseemos. Si somos egoísta con eso, lo seremos también con un millón de dólares. Por lo que a menos que nos arrepintamos de esa mala actitud, el dinero siempre será un problema a pesar de si la cantidad es mucha o poca.

Esta simple observación nos preparara para saber como actuar respecto a las riquezas si seguiré siendo el mismo o si tendré algún problema al tener muchas posesiones.

El que es fiel en muy poco, también en lo mas es fiel y el que en lo muy poco es injusto, también en lo mas es injusto Lc 16:10
En fin deberemos saber observarnos con sinceridad en estas tres debilidades coidianas que nos dejaran saber si tenemos un problema con el amor al dinero:

• egoísmo,
• mala administración, y
• falta de diligencia en el ofrendar.

a. El Egoísmo. En la actualidad las personas utilizan su dinero solo para consumir para sus propios placeres con la excusa de que 'todo' lo que Dios nos da es para disfrutarlo olvidándose de las desigualdades a las que son presionados a vivir muchos de sus pares por la sociedad. El hecho de comprar una televisión nueva o una mansión puede ser lo mismo, siendo la única diferencia la suma de dinero que se emplea para la compra.

b. Mala Administración. Una segunda razón por la cual el amor al dinero hace caer a las personas en la idolatría al dios Mammón (las riquezas), es la negligencia en comprender que lo que poseen no es de ellos. Lo que poseemos pertenece a Dios y nosotros sólo somos administradores de Sus bienes. "Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel" (1 Co 4:2). Un día tendremos que dar cuentas a Dios por la manera en la cual hemos usado todo lo que Él nos ha entregado; no solamente el dinero sino también nuestros talentos, tiempo y relaciones con los demás. 

c. No Ofrendar A Dios. Finalmente, es evidente que amamos al dinero si fracasamos en aprender con diligencia y disciplina el asunto del ofrendar. Hay que comenzar a aprender la manera de ser caritativos desde muy temprano. Jesús dijo: "Dad y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir" (Lc 6:38). Un principio muy importante que aprender en esta declaración acerca del ofrendar.
Si usted ofrenda para la obra del Señor por cucharaditas, Dios le bendecirá usando esa misma medida. Si ofrenda para la obra de Dios usando copas llenas, Él le bendecirá de la misma manera. "Porque con la misma medida con que medís, grande o pequeña, os volverán a medir"

En conclusión la codicia es idolatría cuando somos impulsados por la avaricia y, de esa manera, comenzamos a servir a nuestros intereses personales primero. Al hacerlo, estaremos obedeciendo los dictados de nuestro egoísmo carnal. La codicia, es una manera sutil de poner algo en nuestras vidas que toma el lugar de Dios. Colocamos nuestros propios intereses en primer lugar y los de Dios en segundo lugar. De esa manera, nos convertimos en siervos de Mammón. 

Jesús lo hizo bien claro cuando dijo: "No podéis servir a Dios y a Mammón [las riquezas]". Tiene que escoger el uno o el otro. Tiene que decidir de una vez por todas que no le va a permitir a las finanzas que controlen cualquier decisión que usted haga o le podrá pasar como a estas personas que cayeron en el juego propuesto por la codicia ("el egoísmo revelado") los cuales hoy ven como todos sus datos personales están en poder de la AFIP y de los jueces que los juzgaran. Números telefónicos, correos electrónicos, profesiones, tipo de vínculo con el banco, saldos y movimientos de las cuentas, apoderados, intermediarios, beneficiarios y hasta las sociedades utilizadas como pantalla.


Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.