') ')


Alejandro Gonzalez | 7:37

¿Acorralados u engañados? Como es convivir con la droga

En la mañana del domingo a pocas horas de 'festejar' la Santa Cena del Señor, algo que no debemos dejar de hacer (1 Co 11:23-28) -si no podemos participar en nuestra iglesia es bueno buscar otra congregación donde participar-, leo la siguiente noticia en La Voz del Interior que me heló la sangre. "Acorralados: cómo es vivir entre tiros, drogas y robos en Córdoba" en donde se destaca la cantidad de asesinatos por causa del narcotrafico en los últimos dos años.

La noticia culmina con una frase que no solo es brutal sino que sintetiza la desesperación de las personas que viven en esas barriadas de Córdoba: “A nuestros hijos (que hoy tienen 30 años, en promedio) ya los tenemos perdidos en la droga; ahora tenemos que hacer algo para que no perdamos a nuestros nietos”.

"Te roban la moto o lo que sea y después te piden un ‘rescate’ para devolverla. Nadie denuncia nada, todo se arregla así". “La pastilla la venden a 30 pesos. Dos ‘porros’ por 10 pesos. La bolsita de cocaína, 50 pesos. También hay de 20 pesos, imagínate lo que debe tener... y la ‘alita de mosca’ está en 100 pesos, pero tampoco es pura. Todo es veneno”. Dos frases que ponen de relieve el descuido, la dejadez y la falta de organización estatal para brindar una solución a un flagelo que esta terminando con la vida de miles de jóvenes, que además ven frustrarse su futuro no solo por el caer en la drogadependencia sino también porque esas mismas adicciones conllevan un entorno social de violencia tanto hacia otros como hacia ellos mismos, terminando en la mayoría de los casos en la cárcel o muertos a muy temprana edad. 

El párrafo anterior deja en claro que si hay quienes venden todos esos tipos de drogas hay quienes la consumen por ende la violencia en estos barrios pobres del sur de Córdoba proviene primeramente de suplir necesidades básicas de quienes las revenden a travez de "quioscos" para la obtención de dinero fácil. Aunque perdiendo de vista el final que estas acciones tendrán mas tarde o mas temprano "porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción..." (Gal. 6:8a)

La corrupción de la Justicia

“No les importa disimular, va cualquiera, a toda hora, toca el timbre o la puerta y compra, así de simple”[...]"La Policía los conoce muy bien y no hace nada”. “Y la Justicia tampoco reacciona. Dicen que tienen que dejar correr a los ‘quioscos’ para poder llegar al narco ‘gordo’, pero nunca llegan”,
También le preguntaron unos SOLDADOS, diciendo: Y nosotros, ¿qué haremos? Y les dijo: No hagáis extorsión a nadie, ni calumniéis; y contentaos con vuestro salario. (Lc. 3:14)
La desprofesionalización, la falta de vocación por la necesidad de cubrir la falta de empleo y el laicismo tanto en las fuerzas policiales como en el poder judicial ha permitido que se cambien principios de Dios por valores humanos que son modificados de acuerdo a la complacencia de las tendencias que el mundo impone. Como pueden ser las ultimas determinaciones de que una persona que trabajo toda su vida cobre menos de la mitad que otro que eligió una forma de vida no aceptada por la comunidad donde viven o un poco menos que aquellos que han delinquido gravemente porque en el primero de los casos tienen diferentes tendencias políticas mientras que en los dos casos posteriores los votos están cautivos por miedo a perder la prebenda.

¿Pero esto viene de ahora? Al contrario esto ya sucedía en tiempos de Jesucristo como podemos ver en el versículo anterior resaltado el cual en si muestra lo anteriormente descrito por mi en su propia esencia: llamarle la atención a las autoridades que imponen justicia las que en la actualidad se resumen en el poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judicial.

¿Que son las adicciones o vicios?

Aunque las adicciones son caratuladas como una enfermedad por el mundo es indiscutible que son la consecuencia de una acción premeditada por la que luego en el caso de las drogas caemos presos de una substancia o producto que nos causa un sensación de placer cada vez menor pues a medida que la dependencia va creciendo proporcionalmente también lo hace la tolerancia al aprender el cuerpo a sintetizar las sustancias de manera más efectiva, por lo que si la persona droga-dependiente quiere recrear los efectos de las veces anteriores tiene que aumentar las dosis, lo que desemboca en un círculo autodestructivo. Esta terrible sensación que produce la enfermedad y su fin, es la que describe el Señor en la historia de Job.
Pasaron mis días, fueron arrancados mis pensamientos, Los designios de mi corazón. Pusieron la noche por día, Y la luz se acorta delante de las tinieblas. Si yo espero, el Seol es mi casa; Haré mi cama en las tinieblas. A la corrupción he dicho: Mi padre eres tú; A los gusanos: Mi madre y mi hermana. ¿Dónde, pues, estará ahora mi esperanza? Y mi esperanza, ¿quién la verá? A la profundidad del Seol descenderán, Y juntamente descansarán en el polvo. . (Job 17:11-16)
Ahora bien ese fin puede cambiarse tal como le sucedió a Job que al reconocer su posición para con Dios y acercarse nuevamente a Él. Solo hace falta un principio.

Encerrados

La consecuencia de la inseguridad, la corrupción de la justicia y el aumento de las adicciones han modificado la vida vecinal entre los habitantes del sector quienes aseguran que la vida ha cambiado en los últimos 10 años dramáticamente pasando del poder verse a toda la gente del barrio disfrutando en la calle ha tener que vivir ahora todos encerrados "porque el que te roba es tu propio vecino”.

Es decir la consecuencia es el miedo o mejor escrito seria el terror pues las personas son paralizadas en su accionar sin quererlo, abriendo una puerta espiritual para que domine el mal siendo engañados en su percepción de la realidad. No porque no sea lo correcto lo que ven sino porque el refugiarse en sus hogares-prisiones deja mover libremente a los hijos de maldición. (2 P 2:14) 

Pocas son las veces que los hombres y mujeres engañados reconocen su equivocación. No obstante esta vez no parece ser el caso pues el haber levantado la voz por medio de esta nota, -aunque en forma anónima- es un principio para que la verdadera batalla espiritual que sucede en sus mentes para mantenerlos cautivos se comience a ganar.

El arma espiritual que tiene Satanás es la mentira, la cual de tanto consumirse como cierta se convierte en una fortaleza en las mentes humanas (costumbres, arraigos, etc). "La defensa de usted ante él es la verdad. Hacerle frente a Satanás no es un encuentro de poder; es un encuentro de verdad. Cuando usted expone la mentira de Satanás con la verdad de Dios, el poder del Diablo se rompe" (Anderson p. 163) 
"Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros" (Santiago 4:7).
Conclusión

¿Cómo se interrelacionan en los barrios de Córdoba el narcomenudeo, la violencia, la inseguridad y la falta de confianza en instituciones como la Policía y la Justicia? Esta es la pregunta que el editor Juan Federico, de la sección Sucesos de La Voz del Interior hace y que he tratado de responder a lo largo de este articulo pero que bien queda resumido en una palabra: Codicia.
Mas el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, produjo en mí toda codicia; porque sin la ley el pecado está muerto. Y yo sin la ley vivía en un tiempo; pero venido el mandamiento, el pecado revivió y yo morí. Y hallé que el mismo mandamiento que era para vida, a mí me resultó para muerte; porque el pecado, tomando ocasión por el mandamiento, me engañó, y por él me mató. (Ro. 7:8-11)
A continuación les dejo una animación en donde podrán ver los efectos de la droga en el paso del tiempo.


El articulo original fue publicado el 22/12/2014 y revisado el 09/02/2015

1 Comentario

  1. Es importante tomar conciencia sobre los efectos de la droga tanto socialmente, politicamente como particularmente.

    ResponderEliminar
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.