Las 5 maldiciones del adulterio que atraen los amantes | El Camino, Jesucristo la luz del Mundo / Ministerio VCM <h1>El Camino, Jesucristo la luz del Mundo / Ministerio VCM</h1> Las 5 maldiciones del adulterio que atraen los amantes ') ')


Alejandro Gonzalez | 12:00

Las 5 maldiciones del adulterio que atraen los amantes

Hijo mío, está atento a mi sabiduría, Y a mi inteligencia inclina tu oído,
Para que guardes consejo, Y tus labios conserven la ciencia.
Porque los labios de la mujer extraña destilan miel, Y su paladar es más blando que el aceite;
Mas su fin es amargo como el ajenjo, Agudo como espada de dos filos.
Sus pies descienden a la muerte; Sus pasos conducen al Seol. (Proverbios 5:1-4)
Prs. Edward y Susana Sánchez
Si algo este año puede frenarnos la bendición de Dios a pesar de los buenos planes y propósitos que podamos tener es la doble vida que muchas personas cristianos o no vivimos. 

Son muchas las vidas que vemos pasar por el mundo sufriendo tantas penurias, miserias, problemas tras problemas. En apariencia tan buenas personas y nos preguntamos ¿por qué este hermano u hermana nunca pone en consideración la de él o ella?, ¿porque vive siempre mal? Muchas veces la respuesta es por el adulterio en el que vive.

El adulterio es un pecado sumamente atractivo, como lo dice el v.3: los labios de la mujer extraña y del hombre extraño también, destilan miel y su paladar es más blando que el aceite. Es atractivo porque mezcla componentes que en todo sentido nos hacen sentir bien en la carne:

A) placer sexual
b) buen trato
c) emoción en la vida, es decir que saca a la persona de la rutina de la vida
d) beneficios económicos y materiales

Pero el problema lo encontramos en el v.4: el fin del adulterio es amargo y agudo como espada de dos filos, es decir que penetra hasta lo más profundo del alma y del corazón.

El adulterio es un placer que trae maldición a nuestra vida y a las familias involucradas unidas por el pecado de dos personas que están llevando maldición a su hogar. Muchos pensamos que porque saber esconder bien este pecado y que nadie lo note no nos traerá consecuencias a nuestra vida (job 24:15-17 / proverbios 30:20). Sin embargo el Señor nos enseña en su palabra que ningún adultero quedara impune (proverbios 6:27-29), es decir sin su castigo o sin consecuencia, y si el señor lo ha escrito en su palabra lo cumplirá.

Veamos entonces en su palabra cuales son las maldiciones o los castigos que traemos a nuestra vida a causa de nuestro adulterio, para que paremos eso en nuestra vida o para que ni siquiera se nos ocurra tomar esa opción en nuestra vida.

Primera maldición: En Córdoba existe un programa radial en el que el conductor hace hincapié en los casos de adulterio presentándolos como si se tratase de 'pasiones de amor' que al igual que el dicho 'el fin justifica los medios'.  Ha medida que sus oyentes le van contando las 'pasiones de su corazón', el va exagerando, burlándose y justificando los adulterios que le son comentados y de los participantes de él. Dejando demostrado tanto por los testimonios como por el conductor que la mente de los participantes queda sin entendimiento.
Mas el que comete adulterio es falto de entendimiento; Corrompe su alma el que tal hace. (Pr 6:32)
Que triste es para el adultero/a saber que su vida ya no es agradable al Señor (1 Co.6:9) y no contar ya con las fuerzas para frenar esa relación extramarital. Nuestra alma se corrompe, es decir que nuestro exterior puede aparentar pureza y hasta santidad pero lo que Dios ve que es nuestro interior esta podrido por el pecado.

Corrompe su alma el adultero pero ¿porque se corrompe el alma?

A) porque pierde el temor de Dios
b) porque se convierte en un mentiroso
c) porque quebranta su pacto matrimonial
d) porque se vuelve insensible e indiferente ante el dolor de su familia
e) porque se vuelve en otra persona distinta.

Segunda maldición: Enredarnos en la madeja de nuestro propio pecado (proverbios 5:20-22)

¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena, Y abrazarás el seno de la extraña?
Porque los caminos del hombre están ante los ojos de Jehová, Y él considera todas sus veredas. (Pr. 5:20-21)
Que duro es para los adúlteros darse cuenta que lo que comenzó como un juego, como algo sin importancia ha pasado de un momento de placer ha convertirse en cadenas y en una cárcel de la que no pueden salir pues deberán mantener un secreto terrorífico a escondidas para no destrozar a su familia.

Como todo pecado el adulterio avanza cada vez mas y mas, los sentimientos se confunden, los cariños se convierten en imposiciones, las exigencias son mayores, las demandas de tiempo, dinero, atenciones van creciendo a medida el adulterio se enreda mas y mas. En ocasiones aparecen los embarazos no deseados y la vida que Dios quería bendecir se convierte en un total enredo.

Tercer maldición: Convertirse una fuga de bendición para nuestra familia (Pr 5:7-10)
Ahora pues, hijos, oídme, Y no os apartéis de las razones de mi boca. Aleja de ella tu camino, Y no te acerques a la puerta de su casa; Para que no des a los extraños tu honor, Y tus años al cruel; No sea que extraños se sacien de tu fuerza, Y tus trabajos estén en casa del extraño; (Pr. 5:7-10)
Que locura, que tristeza, que amargura es tener nuestra propia familia pasando penalidades económicas y nosotros sosteniendo los hijos de otros y dándoles sus caprichos a los hijos de la amante. Tanto en la actualidad como en épocas anteriores la economía de nuestras familia no da para sostener terceras, cuartas y quintas personas fuera de nuestro matrimonio. Que inmenso remordimiento es saber que hemos sido responsables junto a la familia de nuestra amante de las penurias económicas de no poder sostener nuestro propio hogar.

Cuarta maldición: Que Dios utilice nuestro propio adulterio como castigo
Fosa profunda es la boca de la mujer extraña; Aquel contra el cual Jehová estuviere airado caerá en ella. (Pr. 22:14)
Con nuestra necedad y rebeldía llegamos a colmarle la paciencia a nuestro Señor y abusamos de su misericordia y el mismo hace que caigamos en manos de la mujer o el hombre extraño pues esta airado en contra nuestra. Que terrible es vivir una vida donde nuestro mismo adulterio se convierta en nuestro castigo, por el dolor, las amenazas, los gastos, las imposiciones que este acarrea consigo.

Quinta maldición: Darnos cuenta demasiado tarde de nuestro error.
Seguirá a sus amantes, y no los alcanzará; los buscará, y no los hallará. Entonces dirá: Iré y me volveré a mi primer marido; porque mejor me iba entonces que ahora.
Y ella no reconoció que yo le daba el trigo, el vino y el aceite, y que le multipliqué la plata y el oro que ofrecían a Baal.
Por tanto, yo volveré y tomaré mi trigo a su tiempo, y mi vino a su sazón, y quitaré mi lana y mi lino que había dado para cubrir su desnudez.
Y ahora descubriré yo su locura delante de los ojos de sus amantes, y nadie la librará de mi mano. (Oseas 2:7-10)
Estos versículos nos hablan de la relación de Dios con su pueblo infiel, pero lo podemos aplicar perfectamente a nuestra vida, cuando por un hombre o por una mujer nos vamos siguiendo el placer, la conveniencia y no nos damos cuenta de lo que estamos perdiendo.

Que duro es darnos cuenta que mejor nos iba con nuestro matrimonio, con nuestros hijos, pero cuando queremos buscar la reconciliación es demasiado tarde ya perdimos nuestra oportunidad, destruimos un buen matrimonio perdiendo una buena esposa o un buen esposo.

¿Que debemos hacer para evitar esas maldiciones a nuestra vida? 
Pon atención hoy al consejo, no esperes hasta el final.
Y digas: ¡Cómo aborrecí el consejo, Y mi corazón menospreció la reprensión; No oí la voz de los que me instruían, Y a los que me enseñaban no incliné mi oído! (Pr. 5:12-13)
*por el Ministerio Dios Obrando en los Matrimonios


Art Orig Publ 24/12/14

3 comentarios

  1. GRACIAS PORQUE AL MUNDO QUE NO TIENE DIRECCION EN SUS CREENCIAS RELIGIOSAS YA QUE ESTAN AJENOS A LA PALABRA DE DIOS PORQUE LES ES NEGADA ESTA IMPORTANTE REFLEXION

    ResponderEliminar
  2. LAS MUJERES CUANDO ESTÁN CON UN HOMBRE CASADO ES POR DINERO, DESTRUIR EL MATRIMONIO Y PORQUE SON TAN POCA COSA QUE NO PUEDEN VALORARSE ASÍ MISMAS.

    ResponderEliminar
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.