') ')


DE TODO UN POCO villaruel | 18:07

Aprender del Padre a ser pacientes

Hechos 1:8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
Bendecido día, honra y gloria al Señor. Herman@s, vamos a soñar por un momento, vamos a trasladarnos a la niñez, cuando soñábamos en ser príncipes y princesas, o un súper héroe, quien no se ha imaginado siendo el hombre de araña, o Superman. Todos hemos tenido un referente de personaje capaz de hacer cosas que para nosotros eran sobrenaturales, pues deja entonces que te diga que hay sueños que se pueden hacer realidad.

Sin intentar dar una sensación de burla o poca seriedad me he permitido la licencia de encabezar este escrito con algo tan fácil de entender de igual modo fácil nos debería ser entender la Palabra si la leyéramos diariamente bajo la dirección del Espíritu Santo. 

Por tanto no quiero que nadie se tome a broma este versículo ni se moleste por esta forma de empezar. La Palabra es tan clara cuando realmente se quiere entender e interpretar, y es que muchos no se dan cuenta pero en este caminar cristiano tenemos los poderes sobrenaturales del Espíritu Santo y eso significa que hay también muchos creyentes que viven sin poder -sin poder ganarle la partida a malos hábitos, sin poder salir de lo mediocre, sin poder salir de la pesadumbre-, deja que te diga que Dios nos dejo esta promesa en este versículo con el que comenzamos este articulo.. 

Deberíamos esforzarnos más para saber, para comprender el propósito que Dios tiene para nuestras vidas y te digo porque, porque es muy fácil caer en un pozo de desorden cuando vives sin tener un propósito. 

Y tu ¿ que te has propuesto?, nos hemos propuesto ser de bendición para los demás….pues deja que te diga que eso es lo que el Espíritu Santo quiere que hagas precisamente y es que no hay forma de vivir en el poder del Espíritu sin rendirse a los planes de Dios. Algunos entraran en un debate de cual debe ser la voluntad de Dios y no debemos interponernos, es cierto. Pero debemos tener ese anhelo por alcanzar esa meta de ser de bendición, de ir encontrando esa santidad.

La voluntad de Dios implica que nos involucremos totalmente, apasionadamente y comprometernos con el Señor, Dios hace su parte, hagamos nosotros la nuestra y esa es el anhelo de ser de bendición para los demás para que se pueda ver la gloria y el poder de lo Santo. Expuesto así parece algo sencillo y no lo es, para el que quiere caminar por la senda de la verdad no es fácil porque entra en juego la paciencia.

Pienso que es lo mas complicado para el creyente ser paciente, sentimos la necesidad inmediata de que nuestras cosas, nuestros problemas sean atendidos primero por nuestros pastores y lideres sin tener en cuenta el fíjarnos primero en lo que hace el Padre, como un buen artista ama la perfección, y eso quiere decir que por ello permite que seamos probados, que pasemos por desiertos y tormentas para que aprendamos a adquirir paciencia, la paciencia es una sabia consejera y es por ello que Dios quiere que aprendamos a tener paciencia.

por Pr Alexandro Quilque - Editado por Pr Rebeca Villarruel

1 Comentario

  1. Esta palabra ha sido de mucha bendicion para nuestra vida pastora Rebeca. El Señor le siga dando palabra fresca para compartir.

    ResponderEliminar
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.