') ')


Alejandro Gonzalez | 22:50

¿Participar siempre de la Santa Cena?

Como vengo diciendo desde hace ya varios artículos VCM es un sitio espiritual por lo que es importante que cada nota publicada sea no solo estudiada sino ademas una experiencia revelada de parte del Señor a nuestra vida.

Hace un tiempo atrás un pastor conocido me pidió el favor de llevarlo al interior de mi provincia para que predicase en un encuentro. 

Llegado el día así lo hice sin saber que el Señor tenia preparado para mi vida una gran sorpresa,  después que termino de dar la enseñanza mi amigo los encargados del retiro se acercaron a mi y me pidieron compartir la Palabra de la primer Santa Cena al grupo de mas de 40 personas recién bautizadas.

Al iniciar mi predicación el Señor trajo a mi mente el titulo en el cual base mi mensaje: "Nunca dejes de participar de la Santa Cena", fundamentado en las palabras del apóstol Pablo escritas a los hermanos de Corintos.

Algunos de los mayores y bautizados de años me miraron extrañados y hasta intrigados pues esperaban la clásica enseñanza de que si en algún momento de sus vidas espirituales "no se encontraban bien con el Señor no participaran indignamente". (1 Co 11:29) Sin embargo centrar un mensaje con ese fin, a mi entender no es tener misericordia del caído y sin embargo he escuchado cientos de mensajes de muchos buenos siervos de Dios que se quedan ahí quitando la verdadera esencia que el apóstol Pablo quiso enseñar al no interpretar todo el contexto. Como diría un profesor de la facultad a la que asistí: "Un texto sin contexto se convierte en un pretexto". 
Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen.
Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados; mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo. 1Co 11:29-32
V.29-30 El tomar a la ligera el participar de la Santa Cena solo porque queremos aparentar cierta religiosidad -recordemos que la iglesia biblica no deja participar a nadie de la Santa Cena que no haya cumplido un tiempo de crecimiento espiritual y posterior bautismo- una autoridad que no poseemos al tener cuentas que saldar con nuestros hermanos y congeneres (falta de perdon, deudas, comportarnos socialmente de forma no honrosa -mala vecindad, robar la luz, tirar la basura en cualquier lado, etc.-, entre otras cosas pecados que no nos dejan percibir la verdadera responsabilidad que el rito de la santa cena conlleva mezclando lo impuro con lo Santo.

En fin la persona que aun tiene estas deudas se encuentra alejada de Dios y es ese alejamiento lo que deja que las enfermedades del mundo puedan atacar al cristiano minando su salud y hasta llevándolo a la tumba.

Muchos se quedan aquí con un temor que los paraliza, entregándose con sus manos atadas sin saberlo al mundo, enfriándose de a poco.

Es malo callar cuando tenemos que hablar

V31-32 En este subtitulo con el que empece este apartado se resume todo.
A continuación aunque se trata de un mismo párrafo se encuentra dividido en dos versículos. El primero de ellos (v.31) nos exhorta a examinarnos para así darnos cuenta -con la ayuda del Espíritu Santo- de cuales son las cosas en que estamos errando de aquellos pecados que aun se encuentran escondidos convirtiéndose en puertas espirituales para la entrada de enfermedades y posibilitar el ataque del mundo y de esa manera entregarlos, confesarlos no tener cuentas pendientes por la que ser juzgados.

Sin embargo si aun así debemos ser "juzgados, somos castigados por el Señor [...]y habéis olvidado la exhortacion que como a hijos se os dirige,diciendo: Hijo mio, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él; Porque el Señor al que ama disciplina, Dios os trata como hijos...(He 12:5-6a) [...] para que no seamos castigados por el mundo."

Es decir las enfermedades y debilidades que habla el versículo anterior NO son el castigo (o disciplina) del Señor sino la consecuencia de estar alejados de El, la condenación del mundo.

Para llevarlo a una situación cotidiana y mas comprensible para todos.: "Si un hijo comete algo indebido se ligara un reto al venir a nosotros y hasta posiblemente un pequeño chirlo pero nunca pasara mas de ahí pues nadie en su sano juicio dañara u hará mal a su prole. En fin este castigo nos hace notar cual fue la falta, el área en la que debemos mejorar pero nunca nos condenara a una vida de sufrimiento.

Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.