') ')


Alejandro Gonzalez | 20:09

¿Que es ser un hijo espiritual?

¿Porque somos hijos espirituales de quien nos trajo al conocimiento de Cristo? Una pregunta que muchas veces he escuchado y que por que no decirlo nos marca en nuestro ministerio tanto como en la forma o manera en que fuimos llamados.
Porque aunque tengáis diez mil ayos en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio. (1 Co 4:15)
El apóstol Pablo es quien utiliza por primera vez esta manera de llamar a los convertidos al cristianismo por la locura de la predicación. En este versículo el apóstol a los gentiles utiliza la palabra "engendré" utilizando este vocablo en el mas claro sentido de "procrear o reproducirse" es decir de multiplicarse y propagar la especie de los nuevas criaturas del reino. (2 Co. 5:17)
Aunque el apóstol en este capitulo utiliza la figura de hijo espiritual para aclarar que por mas que seamos influyentes u hayamos tenido los mejores maestros u servidores (ayos) a nuestras disposicion que nos hagan sentir o ser mas exitosos solo podemos tener un padre espiritual que nos engendro y por tanto un linaje que nos marcara para siempre un punto de partida y llegada al cual podemos superar pero no menoscabar por eso les ruega -u ordena- a los Corintos "que me imitéis" [como yo ha Cristo].
Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales? ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor.
Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. (1 Co 3:4-7)
No obstante es importante recalcar que esta discusión que termina en el padrinazgo espiritual comienza por la discusión que existía entre los creyentes sobre su 'pertenencia a tal o cual pastor', reduciendo el evangelio al nivel de los hombres con el consabido peligro que esto significa: Idolatría, pues recordemos que idolatría es todo aquello que anteponemos para adorar en vez de a Dios. Por esta razón es que el apóstol destaca que el crecimiento solo lo da Dios y mas luego nos llama a entender que Cristo es de Dios por tanto nadie debe gloriarse en los hombres sino en Cristo.

Por último debemos tener en cuenta las palabras del mismo Jesús quien nos encomienda el traer fruto, que permanezca y que todo aquel pámpano que no traiga fruto sera cortado y echado al fuego es decir que el padrinazgo espiritual no es otra cosa que el multiplicarse, proquearse, engendrar nuevos frutos para la vid que es Cristo.


Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.