') ')


Alejandro Gonzalez | 13:05

La pereza un atentado contra la voluntad de Dios


El temor produce que las personas entierren sus talentos. Por otra parte Génesis 2:7 nos enseña que Dios formo al hombre del polvo de la tierra, es decir que nosotros somos esa tierra en donde escondemos profundamente los talentos que poseemos y lo mas triste que puede haber es que los talentos sean enterrados en lo mas profundo de cada ser por miedo al fracaso. 
Respondiendo su Señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. (Mateo 25:26)


Dante Gebel el pastor de la iglesia River publico en su muro de facebook: "El cementerio no sólo está lleno de gente muerta, sino de sueños y visiones muertas, de gente que no habló, no emprendió, no conquistó a la mujer o al hombre de sus sueños, y no logró sus objetivos, no por falta de capacidad o falta de dinero, sino por temor a sufrir, al rechazo, a las críticas, a las dificultades… por miedo a aventurarse a lo desconocido". 

Esto sucede porque nos apropiamos de algo que no nos pertenece sino que le pertenece a Dios. Los talentos que tenemos y hemos desarrollado nos han sido confiados y algún día sera él mismo Padre quien pedirá cuentas de que has echo con ellos, por lo tanto no puedes darte el lujo de no hacer nada, de no emprender algo, ganes o pierdas, la promesa de Dios es que te esfuerces y seas valiente (Josue 1:7).

Satanás sabe que si logra inyectar el veneno de la incredulidad en nuestro espíritu podrá robarnos todos nuestros planes logrando el cometido de que abramos las puertas a nuevos de pecados que no nos dejaran avanzar. La incredulidad es el mayor peligro, un enemigo mortal para el plan de Dios, pues nos paraliza. 

E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad. (Marcos 9:24)


En Marcos 9:24 podemos leer que a veces no es que nos falte fe lo que nos detiene sino que somos demasiados incrédulos en lo que podremos lograr, al punto que mas no sea una sola palabra de incredulidad es lo que nos hará fracasar. Por tanto la única opción es creerle en todo a Dios y poner en acción nuestra medida de fe (Ro. 12:3) la cual ha todos nos ha sido entregada (Mt. 17:20)

Es por eso que Dios se enoja con los holgazanes y le quita su talento a aquellos que lo entierran porque dudan, dejan que el temor se apodere de ellos y su compromiso no ya no es total al ciento por ciento volviéndose a la comodidad de lo anterior sin tener en cuenta que el pasado tampoco es de su pertenencia que ya no se puede volver atrás (Lc. 9:62). "Al igual que las promesas que Dios hizo a Josué [...para el éxito...] estaban condicionadas a que él venciera sus temores, nosotros tenemos que echar mano de nuestra fe en Él, para vencer nuestros miedos e incredulidades [...] y avanzar en el camino del Señor", finaliza en su publicación Gebel.

¿Y tu que opinas?

1 Comentario

  1. Para muestra solo hace falta un boton de que la pereza es un enemigo mortal para el cristiano. Al buscar la fotografia para ilustrar este articulo al poner la palabra 'pereza' en pinterest una innumerable cantidad de fotografias en alusion al demonio de la pereza salieron a relucir. Por lo que es facil deducir que el satanismo se encuentra trabajando arduamente en contra del plan de Dios

    ResponderEliminar
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.