') ')


Alejandro Gonzalez | 14:09

Los efectos de la Palabra de Dios

Aunque este articulo traerá posiblemente un gran debate al reino de Dios lo arrebatan los valientes así que lo publicare y si luego el ardor de la controversia así lo dispone habrá tiempo de reeditarlo sin embargo partiendo de que la revelación e inspiración de la Palabra no quedo aislada a un tiempo sino que aun en la actualidad el Señor sigue revelándose a toda carne es decir a todo hombre al cumplir su promesa de derramar de su Espíritu. (Hch. 2:17-18).

No obstante hay que aclarar que toda revelación para ser considerada proveniente de parte de Dios debe estar de acuerdo con sus principios y ordenanzas dados a los hombres en las sagradas escrituras y en su contexto. Nunca Dios nos pediría hacer u cometer algo que vaya en contra de El mismo. Toda forma de revelación tiene que ser probada remitiéndose a las Escrituras y aceptadas solo mientras estén de acuerdo a las doctrinas: "No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías. Examinadlo todo; retened lo bueno. Absteneos de toda especie de mal" (1 Ts 5:19-22). 

Habiendo aclarado este punto analizaremos ahora: "Los primeros efectos de la Palabra de Dios".

Es decir examinaremos ahora los efectos prácticos que la Biblia afirma producir en quienes la reciben. En Hebreos 4:12 se nos dice que la palabra de Dios es "viva y eficaz". El termino griego utilizado por el apóstol traducido "eficaz" significa 'energético' transmitiendo así a los lectores de la carta la idea de que se trata de una 'energía y actividad, intensa y vibrante'. 

De igual manera Jesús mismo dice: "Las palabras que yo he hablado son espíritu y son vida". (Jn. 6.63) pero esto no solo queda aquí si no es confirmado con la aseveración de los discípulos camino a Emaus cuando al darse cuenta de que se trataba del Señor Jesús quien había estado con ellos 2...se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?" (Lc. 24:32).

Por tanto es así que podemos desmentir a aquellos que tratan a la Palabra de Dios como si fuesen meros sonidos e el aire o a simples transcripciones o símbolos en un papel. por el contrario la palabra de Dios es vida, es espíritu, es activa, es enérgica y obra con efectividad en quienes la creen. 

La reacción determina el efecto

Empero la Biblia es muy clara que la reacción que la palabra tendrá en cada persona sera de acuerdo a la acogida que le den quienes la escuchen y por tanto así sera también el grado en que obrara en cada circunstancia.

"Es en este punto que un verdadero siervo de Dios testimoniara de su comunión con su JEFE, por caso recientemente la dueña de una cafetería -que siempre me ve preparando los temas que predicare en el día- me pregunto ¿porque no tengo yo mi propia congregación?, haciendo hincapié en los Diezmos y ofrendas que "recibiría". A lo que educadamente le conteste, que el trabajo de un pastor demanda mucho tiempo y responsabilidad, y que al igual que en todo puede haber lobos vestidos de corderos, me di vuelta y seguí bebiendo mi café.

Al cabo de un tiempo cuando me levante a pagar, la mire y le dije: "Mira todos los días, separa algo de plata y ponlo en un sobre o dentro de un cuadernito, lo que Dios te diga a tu corazón, uno o dos pesos, diez o lo que sea, lo que sientas en tu corazón y el fin de semana ve a la iglesia que quieras y ofrendarlo. No tengas en cuenta el edificio o denominación que sea Dios no se fija en eso, Dios se fija en si tu le obedeces o no y después dime si Él no te ha prosperado". Me miro sorprendida y me dijo nunca nadie me había enseñado así y enseñado con tanta simpleza

Mis ultimas palabras del día con ella fueron: "...sabes en VCM entran cientos de miles de personas por día y recibimos muchos correos de gente que necesita un consejo, una palabra. Tenemos mucho trabajo".

Bueno después de este ejemplo de como un alma dispuesta, recibe la palabra viva y eficaz de parte de Dios por medio de sus ministros descubrimos que los efectos pueden ser muy distintos en las personas y que estos efectos están determinados por las reacciones de quienes la escuchan por esta razón es que leemos en Hebreos 4:12 no solo que la Palabra es "viva y eficaz" sino también que "discierne los pensamientos y las intenciones del corazón". Dicho de otro modo, la palabra de Dios saca a ala luz la naturaleza intima y el carácter de quienes la oyen.

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. (Hebreos 4:12)

(Fuente: Apuntes del Curso 'Fundamentos de la Doctrinas' del pr. Jose Reina) 

Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.