') ')


Alejandro Gonzalez | 10:18

3 Cosas que te ayudan a empezar de nuevo

por el Pastor Gabriel Leguizamon

El siguiente estudio se fundamenta en el evangelio de Lucas 14:25-35 y en el. él pr Gabriel nos lleva a recapacitar lo bueno que hay en el saber dejar todo aquello que nos mantiene ligados a ese viejo hombre, esa vieja manera de vivir.

Con respecto a esto puedo citar una charla que mantuve en el dia de ayer con unos jovenes y no tanto los cuales tuvieron la oportunidad de comparar sus 'miserias' (drogas, marcas en el cuerpo y horas de depresion buscando una respuesta) con la libertad que hay para hacer miles de cosas en lo bueno. Pero este no es mi mensaje asi que les dejo a continuacion la enseñanza de este dia por el Pr. Gabriel Leguizamon:  

1) RENUNCIAR A TODO

Hoy en día hay gente que “sigue a Jesús” solo por ver que reciben de El. Lo buscan para pedirle milagros, salud, dinero, bienestar familiar etc., pero se olvidan de lo que El busca y pide de nosotros. En realidad CUANTO CUESTA renunciar a todo por ser de EL.

EL COSTO: DEjAR LAS RELACIONES PERSONALES

Jesús nos pide que “dejemos” a nuestros seres queridos o a nosotros mismos, por lo que es lo mismo decir tajantemente que el nos ordena tal cosa es contraponerse a lo que el mismo Jesús nos enseño: amar a nuestros semejantes como a nosotros mismos pero no a lo pedido por nuestro Padre quien nos muestra esta misma orden en su pedido a Abraham.

¿Y QUE DE TUS ANHELOS Y METAS PERSONALES? 

Para entender lo que significa “llevar la cruz”, debemos de mirar hacia el pasado, en la cultura judía de ese tiempo.  Cuando un judío veía a un hombre condenado a muerte llevar su cruz, entonces sabia que ese hombre ya no tenía voluntad, ni derechos, y que su vida estaba a expensas del gobierno y las autoridades, y el nada podía hacer al respecto.

TODO TIENE UN COSTO.

Si queremos ser verdaderos discípulos de Jesucristo, necesitamos estar dispuestos a renunciar a estas cosas: relaciones personales, nuestros propios deseos y nuestras posesiones. El costo de dejar todo esto, no se compara, si obedecemos, a las bendiciones que tendremos aquí, ahora y por la eternidad.

2) REINO DE DIOS EN 1º LUGAR: 

¿Qué significa buscar primeramente el Reino de Dios y su justicia? ¿Cómo podemos hacer esto?

Lo primero que significa esto es poner al Señor en el centro de nuestras vidas. Él debe ser preeminente en todo. El reino de Dios es lo más importante del mundo y todo aquel que pertenece a él lo sabe. Es el Reino que se va a implantar en breve -aunque esto nos parezca lejano en nuestra temporalidad humana, recordemos que 1000 años son como un dia en la casa de Dios- cuyo Rey es Jesús, el Hijo de Dios. Todo el que haya nacido en Cristo pertenece a este Reino que no tiene fin. Por lo tanto, entendiendo esto, los súbditos de este Reino siempre lo tenemos presente cada día de nuestras vidas.

PONER A DIOS PRIMERO

Nosotros debemos entender que la escala de valores en nuestras vidas es así:
Dios, la familia, el trabajo, la iglesia. Dios esta en control de todo por lo que nada de lo que les pasa a los hijos de Dios puede ser para mal, ni está fuera de Su control. Podemos descansar en sus promesas.

Entonces, ¿podemos pensar que Dios va a permitir que nos falte lo necesario?. De ninguna manera. Dios sabe cuáles son nuestras necesidades y las va a suplir. Esta es la promesa de Dios del encabezamiento de esta entrada.

3) PROPONER EL CAMBIO CON DIOS.

Debemos enterrar todo lo que nos retrasa y nos hace perder cosas y tiempo. Debemos poner nuestra mirada en las cosas de arriba y en las que edificaremos sin dejar de tener en cuenta que los pensamientos de Dios son mayores que los nuestros y Él es quien escudriña el corazón. 

Jesús vio el anhelo, la disposición de Zaqueo, miro aquello que solo el en su infinito
poder y amor puede ver, un CORAZÓN DISPUESTO, ese corazón llevo a darle mucho mas a Zaqueo de lo que el hubiera esperado.

Solucionada la dificultad, jamás pudo imaginarse este varón lo que Jesús tenia para el reservado, todo ese esfuerzo hecho por Zaqueo no quedo sin fruto, sino que, cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y tiene un encuentro inesperado para Zaqueo, pero un encuentro esperado para Dios, el esta mirando el deseo de tu corazón, Dios esta mirando tu ministerio, Dios esta oyendo tus oraciones, tus peticiones, esta atento como un padre a tu voz, a tu alabanza, ten la seguridad que esta mirando el anhelo con que le buscas.

Hazte está pregunta conmigo: “¿Hasta dónde quiero llegar?”. Son muchos los que buscan la respuesta a esta interrogante. 

Definir el lugar que queremos ocupar en la vida, le da razón y sentido a nuestra existencia. Cuando estamos convencidos hasta dónde queremos llegar en la vida, invertimos nuestro mayor esfuerzo en lograrlo. Nuestra vida tiene un rumbo; y cuando las cosas no salen como lo planeamos; no es fácil darnos por vencidos... ¡Tenemos esperanza!

Pero y que, si la verdadera cuestión fuera responder: ¿Hasta dónde quiere Dios llevarme?, ¿tendrías tú la respuesta?

Responder a ello implica que mi vida está dirigida por Dios. Que yo tengo una visión marcada por la voluntad divina ya sea para mi vida, para mi familia, trabajo o ministerio. Proponer un cambio es decidir que Jesús estará contigo pase lo pase.

Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.