') ')


Alejandro Gonzalez | 13:25

El arbitro de tu autoridad es tu paz

¡Mirad cuán bueno y cuán delicioso es Habitar los hermanos juntos en armonía! Salmo 133:1

En un día en donde en Argentina de lo único que se escucha hablar es de las elecciones y de las nuevas autoridades que regirán por cuatro años el futuro de los argentinos me pareció importante el poder hablar del significado de autoridad para los cristianos y para eso citare el ejemplo publicado por el pastor Juvenal y Sara Garcia de la ciudad de Jujuy, en el libro de Argentina Oramos por Vos.

"Todo partido de fútbol es regulado por un arbitro quien, en caso de que un jugador cometa una falta, detiene el juego y lo amonesta mostrandole la tarjeta amarilla. Si este jugador persiste en su error, exhibe la tarjeta roja y lo expulsa del campo de juego." En este ejemplo casi universal pues en todo deporte -no solo en el fútbol- hay un arbitro se nos muestra claramente cual es la función obligatoria de toda autoridad pues no solo esta para cuidar sino también para apartar y castigar a aquellos que buscan dañar la armonía, es decir la relación de paz que existe en el conjunto de la sociedad en que habitan.

Castigo = Disciplina

Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos. (Hebreos 12:6-8)

Estos versículos de la Carta a los Hebreos enseñan claramente que los limites impuestos no son para peor sino para mejorar nuestra relación de lo contrario la única expectativa que podemos tener es la de no pertenecer al 'grupo, familia o núcleo social' y eso no significa falta de inclusión sino que somos nosotros mismos los que nos excluimos arriesgándonos a tener que salir con la cabeza gacha al igual que un niño que quiere jugar a una cosa mientras todos los demás están jugando a otra.

¿Quien es nuestro arbitro?

"La paz es el arbitro de nuestra vida. Esta es alterada cuando hay rencor, amargura, ira reprimida, murmuración, falso testimonio; se ve interrumpida por las faltas cometidas, señaladas en nuestro reglamento (La Biblia) como actitudes incorrectas entre los hermanos. Estas provocan malestares anímicos. De no solucionarse, con el tiempo influyen en las personas, que finalmente dejan de asistir a las reuniones de la iglesia, y producen lentamente un enfriamiento espiritual", continua el pastor Juvenal destacando el comportamiento que como creyentes debemos tener para con todo el conjunto de la sociedad en que convivimos diariamente pero también cual es el fin que tiene el romper con esa armonía.

Con respecto a esto recuerdo las palabras que un hermano en Cristo me dijo en una charla que mantuvimos al principio de mi camino cristiano donde yo le pedía que recapacitara en la decisión que estaba tomando pues a mi parecer no era la correcta; el me contesto, -Ale, para saber si una decisión esta bien o no, vos tenes que escuchar a tu corazón. Si oís paz. Dios te esta indicando que esta todo bien pues la paz viene de Él. Si solo hay intranquilidad quédate quieto donde estas y espera. Cuando debas moverte Dios te lo mostrará. 


Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.