') ')


Alejandro Gonzalez | 14:46

5 enseñanzas destacadas de la parábola del Buen Samaritano

En la parábola del buen samaritano (Lc 10:30-37) que Jesús utiliza para contestarle a aquel "interprete" que confiando en su sabiduría quería hacerle caer en una trampa dialéctica aunque cabe aclarar que en la actualidad hay muchos que se dedican al mismo "oficio u profesión" que podría llamarlo, sin animo de ofender "abogado o licenciado en Teologías" -aclaro para no confundir, que estos seudos estudiosos de religiones no son lo mismo que ser teólogo cristiano pues el objetivo y el concepto son diferente-.

Pero analicemos esta parábola y todo lo que nos transmite esta Palabra Rhema a nuestra vida cristiana y a la que yo he dividido en 5 enseñanzas destacadas:

1.- En primer lugar se trata de una parábola profética porque representa el amor y la misericordia de la nueva iglesia que estaba por venir (Ap. 12:13-17)  -integrada mayoritariamente por gentiles- por los presos, cautivos, desvalidos y pobres algo que el pueblo elegido había perdido demostrándolo en el trato al que sometieron a Jesucristo (Hch 4:27; 5:28).  

2.- En segundo lugar y de mucha importancia de destacar es que Jesucristo no aclara de que procedencia era el hombre, profesión u oficio, si era bueno o malo, ni sus inclinaciones o gustos sino que simplemente descendía por el camino, dejando de lado toda posible puerta abierta de discriminación por parte humana pero a la misma cerrándola para todos aquellos que desean agradar a Dios.

3.- En tercer lugar los ladrones que atacan a la persona para robarle, matarle y destruirle representan al único ser espiritual de maldad que realiza y posee la tendencia a realizar esas cosas (Jn 10:10) y a sus acólitos -aunque esta demás la aclaración todos ya saben que me refiero a Satanás y sus demonios-.

4-Por otra parte Jesús destaca el descenso del hombre de la ciudad protegida de Dios hacia una ciudad insegura como lo era Jerico. No solo aquí podríamos referirnos a todos aquellos que se apartan del camino de Dios por una u otra excusa o causa, abandonando su protección sino que también da lugar ha aludir a la naturaleza caída de todos los hombres la cual -como he explicado anteriormente- se cumple indefectiblemente en aquel primer día en que todos aprendemos a diferenciar lo bueno de lo malo y nos volcamos a aceptar a convivir con la maldad cayendo de la gracia o lo que es lo mismo bajando de nuestra Jerusalem a Jerico igualandonos a todos los hombres a nuestra condición caída.

5.- Por último para ser una buena persona es necesario no vivir de apariencias que solo mantienen una vaso vacío por dentro. Podemos adornarnos con títulos, profesiones o sabiduría como el caso de los sacerdotes (religiosos) y levitas (profesionales y oficios) pero eso no debe quitarnos la sencillez de ver a los demás como iguales. Lo mejor y mas aconsejable es dejar de hacer eso y obedecer el mandato de Jesús de comportarnos de igual manera que aquel samaritano.



Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.