') ')


Alejandro Gonzalez | 22:15

El cielo si existe, mi experiencia con la muerte

El siguiente articulo es muy diferente a lo que estoy acostumbrado a publicar pues en el trato un testimonio personal con respecto a mi llamado en el cual expongo ante ustedes situaciones muy intimas pero como dice la Palabra de Dios "Confesaos vuestras ofensas (mi testarudez e incredulidad) unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados (liberados). La oración eficaz del justo puede mucho." (Stgo 5:16). 

Hace unos días llego a mi una película llamada "El cielo si existe", al comenzar a verla en realidad no le encontraba ni ton, ni son pero al llegar al medio del film y después de la muerte para unos y para otros no del hijo mas pequeño de la familia la historia empezó a tomar significado para mi, aun mas de lo que muchos pueden creer pues muchas de esas cosas que relata el testimonio del niño las he vivido en pocos años.

Mi primera experiencia con la muerte fue a los 39 años cuando entrenando para un triatlon por una descompostura me llevan al medico y ahí tengo lo que comúnmente se llama 'muerte súbita' y es como se relata en la película uno se siente elevarse para por ultimo poder ver y escuchar todo lo que esta sucediendo alrededor y después de ahí solo paz. En mi caso esta resucitación solo fue después de casi un minuto. 

A los dos años y aunque los médicos estaban asombrados por mi recuperación del 100% vuelvo a tener otra experiencia cuando sufro un ataque masivo de miocardio quedando con tan solo el 5% de mi corazón y por una equivocación de un enfermero nuevamente entro en un paro-cardíaco. Sin embargo y después de que los médicos no me diesen mas de una noche mi corazón comenzó a recuperarse (Dios me había dado una Palabra en la cual medite durante toda mi internación) hasta llegar al 100%.

Después de esos sustos y sabiendo que Dios por medio de esos sucesos me había llamado a servirle tiempo completo mi testarudez e incredulidad me hicieron vivir otros pequeños empujones hasta que un día sucedió y claramente sentí el tener que servir a mi llamado pero en vez de hacer como los apóstoles que abandonaron todo y le siguieron yo me puse a preparar mi 'retiro' por lo que sucedió.

Me internaron con tan solo el 10% de mi corazón y fue durante esta ultima internación antes de que me entraran a la sala de operaciones para realizarme un cuádruple by-pass que tuve un encuentro con el Señor en donde fui llevado de manos de nuestro Señor al cielo, donde en un momento antes de irme (volverme a la tierra) me envió detrás de un lugar donde vería a una persona. Ahí pude conocer a mi hija -la única y que perdimos con mi esposa en nuestra juventud- quien en un breve dialogo que recuerdo yo le decía: "...por fin puedo estar con vos", y ella me contesto: "si soy yo pero aun te falta un poco de tiempo".

Después de esa experiencia entre en la sala de operaciones y puedo asegurarles que a los tres días estaba caminando rumbo a mi casa sin ni siquiera haber sentido dolor en semejante operación y llevandome el mejor de los recuerdos al haberle echo recibir a Jesús a mi compañero de cuarto, orado por su sanidad -cuando a esta vez era a él a quien no le daban muchas horas mas-.

A veces Dios trabaja en nuestra vidas utilizando diferentes maneras y formas, rompiendo estructuras en mí por medio de el haber visto esta película "El cielo, si existe" que fue lo que me dio la seguridad de poder contar este testimonio públicamente. 

En muchos de los que leen este sitio Ministerio VCM en los artículos que publicamos. Como escribió esta mañana el pastor Willy Romanenghi en su muro facebook "Cualquier persona puede contar las semillas de una manzana, pero solo Dios puede contar las manzanas que van a nacer de una semilla". Sentí que esta verdad va a activar la fe de alguien desanimado (Galatas 6:9) (1 Corintios 15:58)

Gracias Dios por ser una Manzana. ¡Y tú que eres?








Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.