') ')


Alejandro Gonzalez | 9:15

Milagro de Salvación en el Mar de Ansenuza


Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz, y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano. (Lc. 17:15-16)

En este primer artículo del 2016, Dios cambio los planes del tema que se trataría completamente pues se trata de un testimonio de salvación y de cómo Él nos utiliza cuando tenemos un corazón dispuesto y enseñado en su Palabra.

Claro está que todos podrían decir, pero esto sucede todos los días y a la vuelta de mi hogar sin embargo esto fue a más de 240 km del mío y a un lugar que hasta la noche anterior ni siquiera tenía planeado ir.

Viaje y encuentro

Al llegar a Miramar después de un largo viaje y una parada a tomar un café como todo buen argentino buscamos en la playa un banco para descansar y 'tomar mate'. Ahí sucedió el milagro de Salvación: Conocimos a Nirna (por una cuestión de privacidad he cambiado su nombre). Una mujer ya mayor y que estaba pasando en su vida un momento triste por la lejanía de sus seres queridos. 

La intención de estar a orillas del Mar de Ansenuza solo era perder su mirada en la unión del agua y el cielo, aunque también podría ser el querer encauzar su estado de animo en el horizonte. Mi esposa fue quien comenzó la charla y el Espíritu Santo fue quien obro el resto pues al poco tiempo y aunque repetía la típica frase, “no sé porque les cuento esto a un par de desconocidos” (nosotros sí) nos contaba su testimonio personal.

Su historia estaba teñida de un marido maltratador, una hija joven que repetía su historia, aunque ya con dos pequeños y la falta de perdón que al igual que un cáncer produce esa depresión de sentir que no se pueden cerrar las heridas.


¿Que es perdonar?

Le explique que el perdón no es un sentimiento que debe nacer de dentro nuestro, sino que es una actitud de obediencia y que así como cuando nosotros perdonamos declarándolo en oración -en cierta manera- también estamos confesando nuestro pecado al Señor (que es todo lo que produce la falta de perdón como el rencor, la bronca, el enojo, la tristeza del mundo entre otras cosas) Dios toma todo eso de nuestro corazón y lo hecha al fondo del abismo olvidándose de ello, perdonando nuestro pecado y regalándonos la paz que es sobre todo entendimiento y que tanto necesitamos permitiéndonos empezar a vivir una vida nueva libre de cargas.

Es cierto que VCM es un ministerio de liberación, y que los testimonios de luchas espirituales son cotidianos pero el mayor y más divino milagro es la SALVACIÓN.


Oración del PERDÓN

Señor Jesús en este día perdonó a [el nombre de la persona], sus ofensas y maltratos hacia mi persona y lo bendigo. Te entrego a ti todas mis cargas y sentimientos y me arrepiento volviéndome en obediencia a ti. Amen.

Luego de haber repetido esta frase las veces que sea necesario por persona que haya que perdonar (el Espíritu Santo lo mostrara) es importante afianzar para los creyentes y para los que recién conocen a Jesús la Oración de Salvación:

Señor Jesús te recibo en mi corazón como mi Señor y Salvador personal de mi vida, lo creo y confieso. Gracias por tu amor. Amen.

Sin comentarios

No hay comentarios. ¡Sé el primero!
Gracias por dejar tu comentario. Dentro de un rato podrás verlo. Bendiciones.